Hace aproximadamente 38 años la señorita María de Jesús Correa llegó a Bucaramanga con la idea de forjar un lugar donde se pudiera articular la parte intelectual, cultural y espiritual a través de la literatura. Esto motivado tras evidenciar la falta de una librería en la ciudad que cumpliera con estas condiciones y ofreciera ese completo servicio. Fue entonces con la ayuda de unas cooperadoras que decidió materializar este proyecto, al que llamó La Librería Vida S.A.S.

Ubicada en la calle 35 #14-52, en pleno centro de la capital santandereana, con el paso de los años la librería se fue ganando la confianza, el respeto y preferencia por parte de los clientes, quienes la asumieron como un punto de referencia para la adquisición de libros y demás artículos de papelería. Aquella credibilidad y reputación se generó gracias a la calidez humana con la que los empleados asesoran a cada usuario que visita sus instalaciones.

“La fortaleza más grande que tenemos es ver cómo pasan las familias de generación en generación en esta librería, gracias a eso hemos aprendido ese amor por ser libreros. He evidenciado a esos papás que vienen con sus niños a comprar no solo esos libros escolares sino espirituales y esos niños crecen y traen luego a sus familias, haciendo una cadena maravillosa de clientes y familias que siguen llegando a encontrar su material, sintiéndose en casa”. Señala Olga Yaneth González.

Y es que en el primer piso de la librería se encuentra todo lo referente a papelería en general para oficina, colegios, universidades y además está disponible el fuerte que es la literatura universal, compuesta por libros de toda índole. De igual manera, la segunda planta es muy importante ya que contiene la sección espiritual; en la que los clientes hallan medallas, imágenes, devocionarios y una amplia variedad de artículos relacionados con la fe.

Adicional a esto, se ha fortalecido el servicio a domicilio, ya que los confinamientos y demás efectos de la pandemia han hecho que la enorme clientela mantenga su fidelidad a través de esa modalidad, adquiriendo sus libros mensuales, novenas y lectio diaria, entre otros. “Las personas que siempre vienen aquí no nos han abandonado, seguimos apoyados por ellos, salimos adelante a pesar de las dificultades y no nos dimos por vencidas en esta crisis mundial”. Puntualizó Betty Contreras Acevedo.

Así pues, lo que para algunos puede tratarse de solo realizar ventas, para La Librería Vida S.A.S. su misión significa establecer un profundo vínculo entre usuarios y empleados: “aquí se les atiende con amor, para nosotros no son clientes sino nuestra familia. Nos importa la parte humana y es muy importante ayudar en la fe, por medio de lo que vendemos. El sentir esa cercanía es lo que nos motiva a seguir adelante, por eso los seguimos esperando con los brazos abiertos y por supuesto todas las medidas de bioseguridad”. Añade Olga González.

Deja un comentario