Desde el principio de la humanidad, la fe se ha manifestado a través de cosas sobrenaturales. Un claro ejemplo de ello, es cuando los Israelitas logran salir de Egipto y se encuentran el Mar Rojo enfrente, como Dios estaba con ellos, Moisés ordenó a las aguas abrirse camino para estos y así sucedió. La historia se relata en el Éxodo 14.

La fe es creer en todo lo que Dios nos ha preparado, sabiendo que todo depende de él; la creencia de Jesús constituye la clave de la fe cristiana y es tan grande que no solo salva a los creyentes; gracias a la convicción de una sola persona otros también se salvan. En sus obras también podemos apreciar diversos actos de fidelidad.

Así pues, la fe cristiana en sí misma es una realidad histórica: la Iglesia ha creído en Cristo a lo largo de los siglos y la modalidad de este dogma admite innumerables versiones correspondientes a épocas y culturas muy distintas. En la historia de Abraham, cuando Dios le pidió a su hijo Isaac como sacrificio y se dirigían a un lugar designado por el Señor, su hijo le preguntó: “Padre, allí hay leña, pero ¿Dónde está el sacrificio?” Abraham respondió:” Dios proveerá “. Aquí podemos analizar la actitud de un hombre de fe. Aunque se encuentra en el miedo y la conspiración, su fidelidad es tan grande que el Creador no le quitó a su hijo y le proporcionó el cordero del holocausto.

Esta historia bíblica nos dice que la fe no tiene límites. Cuando creemos en Dios, no hay nada imposible para Él. Nuestra esperanza puede traer cosas poderosas y solemnes a nuestras vidas.

Otro ejemplo en el campo del cristianismo, cuando nuestra fe se activa en nuestra existencia sabemos que es parte de nuestra forma de vida, la hemos estado aplicando, y vemos que Dios es milagroso y sanador a través de nuestra convicción, Incluso en el trabajo o nuestras actividades cotidianas.

Así que ahora sabes que cuando creemos, confiamos, escuchamos y vemos, nuestras creencias se fortalecen. A medida que ponemos en práctica estos métodos, nuestras creencias se vuelven poderosas y sobrenaturales.

Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración. Mateo 21:22

 

Escrito por: Valentina Rey

1 comentario en «El poder de la Fe»

Deja un comentario