Saltar al contenido

Radio Católica Metropolitana

Vigilia Pascual: La noche victoriosa de Cristo

El Misterio Pascual, que nos une en la noche del sábado santo, se vivió en la Arquidiócesis de Bucaramanga, desde la Catedral Metropolitana de la Sagrada Familia, en la gran Vigilia Pascual, que presidió Monseñor Ismael Rueda Sierra, arzobispo.

La Vigilia Pascual es la celebración, por excelencia, de la victoria definitiva de Cristo sobre el mal, el pecado y la muerte. Cientos de feligreses de la Iglesia Particular de Bucaramanga se reunieron para vivir la Celebración del Fuego Nuevo, Liturgia de la Palabra, Liturgia Bautismal y Liturgia Eucarística.
Monseñor Ismael Rueda Sierra, inició su homilía con la alegría de Cristo Resucitado, deseando felices pascuas a todos los feligreses que lo acompañaron de manera presencial y también a los oyentes y seguidores que estuvieron conectados desde los medios de comunicación de la Arquidiócesis de Bucaramanga.

En su mensaje, nuestro arzobispo resaltó:
“La Liturgia de esta noche es la más solemne, porque con ella celebramos el cumplimiento de la promesa del Señor. Con esta promesa Cristo nos invita a hacer parte de su victoria de Resurrección.”

“En esta noche de Gloria, Cristo nos presenta el fuego nuevo que viene a disipar las tinieblas. A través de la luz del Cirio Pascual, recordamos el Sacramento del Bautismo. Nuestro compromiso es llevar la luz de Cristo hasta los confines de la tierra.”

Monseñor Ismael Rueda Sierra, invitó a la feligresía a renovar con el agua viva de Cristo Resucitado, sus promesas bautismales, para continuar con la misión de anunciar el gran acontecimiento victorioso y la buena nueva que nos recuerda, que en esta noche santa Jesús ha vencido la muerte:

“Pablo nos recuerda que por el Bautismo hemos sido llamados a formar parte de la Iglesia, a profesar la fe y a proclamar la Resurrección de Cristo.”
“No podemos olvidar que todo inició en Galilea; ahora el Resucitado les pide a sus discípulos que vuelvan a Galilea para renovar su vocación y reencontrarse con Él, Glorificado y Resucitado.”

El Espíritu Santo acompaña a la Iglesia en su camino pascual, con la alegría y el júbilo que produce la Resurrección de Cristo, esperada por el pueblo de Dios. Hoy se ha cumplido la promesa de Jesús, y una vez más, este acontecimiento nos congrega, nos anima y nos une.

“Dios nos invita a renovar el encuentro con su Hijo, Cristo Resucitado. Este momento produce una nueva etapa en nuestra vida y nos ayuda a superar el pecado. Con la Resurrección estamos llamados a madurar en la fe y alcanzar la santidad.”

“Debemos llevar la alegría que nos produce la Resurrección, hasta los confines de la tierra, para iluminar la vida de nuestros hermanos.”

Deja un comentario