Por: Ninfa Gabriela Tapias Arévalo-

Estudiante en práctica profesional

La salud mental es el conjunto de ejes fundamentales que hacen parte de la vida diaria. Los temas emocionales, afectivos, psicológicos y sociales son las fichas claves en el rompe cabezas humano. Es sumamente importante mantener la salud mental equilibrada con la física, es la manera más cercana de garantizar una vida sana.

La niñez, la juventud y la adultez son periodos de tiempo en el que el individuo debe desarrollar sus destrezas, habilidades y capacidades que, en muchas ocasiones se ven afectadas por problemas relacionados con la salud mental y el equilibrio emocional, es aquí donde, en gran parte, radica la importancia de este tema.

En Colombia y en el mundo, debido a la pandemia del Covid-19, se tomaron medidas preventivas para evitar la propagación del virus, una de esas decisiones fue la cuarentena estricta, lo que obligó a la ciudadanía a estar en sus casas 24 horas, 7 días a la semana, en confinamiento con sus familias. Las clases virtuales, el teletrabajo, entre otras situaciones, se convirtieron en una “normalidad” difícil de asimilar, la cual con el tiempo ha generado diversas situaciones que han afectado la salud mental de las personas.

 Según el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia las consecuencias del aislamiento serían: “Episodios de ansiedad, depresión y trastornos de alimentación” MINSALUD https://www.minsalud.gov.co/Paginas/Problemas-y-trastornos-mentales-previos-a-la-cuarentena-estarian-exacerbandose.aspx) artículo escrito el 11 de junio del 2020 es decir a la fecha podrían existir más efectos colaterales.

 Dicho de otro modo, las afectaciones durante la pandemia han creado represiones drásticas en la salud mental de los seres humanos que afectarían, no solo la parte emocional y psicológica, si no la laboral, la relacional, la biológica, la financiera y la espiritual. Adicionalmente, a esto se le suma la saturación de información que circula por las redes sociales, que, en lugar de informar, desinforma y genera un pánico colectivo que afecta directamente la salud mental de las personas.

El compromiso de la sociedad frente a este tema es fundamental. Además de conocerlo e identificar las alarmas de las situaciones que lo generan; es muy importante adoptar una actitud de corresponsabilidad que nos lleve a realizar un trabajo en equipo desde las familias y las comunidades.

La comprensión, la tolerancia, y la solidaridad, son valores que pueden dar luces frente a este tema. Las familias que trabajen en ellos, podrán identificar con mayor facilidad si alguno de sus miembros presenta problemas de tipo mental o emocional.

Ante diversas situaciones originadas por el confinamiento, tales como el desempleo, la falta de interacción social, la perdida de seres queridos, entre otros más; el trabajo en equipo se hace esencial. Es un llamado a ayudarnos unos con otros. Un llamado a no ser indiferentes y a trabaja por el bien común.

Buscar ayuda de profesionales, guías espirituales y personas cercanas, es una buena opción para asistir a quienes enfrenten afectaciones en su salud mental o emocional. La oración y la fe y la esperanza, deben fortalecerse con la ayuda de familiares y amigos.

 “Una mente calmada trae fortaleza interna y autoestima, eso es muy importante para la salud mental” – Dalai Lama

Cuéntanos: ¿Qué recomendaciones puedes dejarnos para fortalecer la salud mental?

Etiquetas:

Deja un comentario