¿No ha podido conciliar el sueño los últimos meses? ¿vive constantemente preocupado o estresado? ¿no se siente cómodo a la hora de dormir? ¿duerme menos de las horas requeridas?

Estos síntomas pueden ser causa del estrés, algo que le está atormentando y no ha podido solucionar, ya sea problemas en el trabajo, personales, en el colegio/universidad o familiares, entre otros. El no dormir lo suficiente puede afectar de manera negativa su diario vivir, haciendo que se quede dormido involuntariamente en horas laborales o mientras conduce su vehículo, también puede tener cierta dificultad a la hora de realizar tareas o actividades que requieran un nivel de energía alto o una mente libre de tensión; ya sea leer, escribir, estudiar, realizar actividad física, etc.

Por lo tanto, es importante priorizar el sueño ya que este nos refresca tanto física como mentalmente y el no descansar lo suficiente puede desgastar, agotar o cambiar los estados de ánimo de una persona.

Adicional a esto, debido a la problemática que se ha vivido en los últimos meses, el estrés y la ansiedad han aumentado tanto a niños, adultos y adultos mayores. Según la CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), las personas que no duermen lo necesario también son más propensas a padecer enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, depresión y obesidad, así como cáncer.

La CDC recomienda la siguiente cantidad de horas de sueño:

  • Recién nacidos (0 a 3 meses): 14 a 17 horas
  • Bebés (4 a 12 meses): 12 a 16 horas
  • Niños pequeños (1 a 2 años): 11 a 14 horas
  • Preescolares (3 a 5 años): 10 a 13 horas
  • Niños en edad escolar (6 a 12 años): 9 a 12 horas
  • Adolescentes (13 a 18 años): 8 a 10 horas
  • Adultos (18 a 60 años): 7 horas o más
  • Adultos (61 a 64 años): 7 a 9 horas
  • Adultos (mayor de 65 años): 7 a 8 horas

Así pues, es fundamental tener una buena higiene del sueño y así conseguir un buen descanso. Para ello puede poner en práctica algunos consejos que nos comparte la Fundación Nacional del Sueño, como son: realizar ejercicio físico, pero evitar llevarlo a cabo horas antes de acostarse, prevenir comer excesivamente antes de dormir y las bebidas con cafeína, darse una ducha puede ayudar a que el estrés disminuya y su cuerpo y mente estén relajados. Si los problemas persisten puede visitar al médico, ya que él le recomendará un tratamiento que lo ayude a conciliar el sueño y descartar posibles problemas.

El sueño es esencial para tener una vida alegre y productiva, cuide su salud porque una mente estresada puede causarle muchos inconvenientes y consecuencias graves en su diario vivir.

Deja un comentario