Con el avance tecnológico y el desarrollo de las redes sociales, el obtener datos personales se ha convertido en una tarea bastante sencilla, esto ha sido aprovechado por personas inescrupulosas para intimidar y amenazar a la ciudadanía con el fin de obtener beneficios en su mayoría económicos.

La Política Nacional de Defensa de la libertad define la extorsión como “la coacción que se hace a una persona con el fin de hacer, tolerar u omitir alguna cosa para obtener provecho ilícito o cualquier beneficio ilícito para si o para un tercero. Es un delito que afecta la libertad tanto como la propiedad y la integridad física. Se debe considerar como una de las múltiples formas de coaccionar la libertad individual. Tiende a presentar permanencia en el tiempo y puede adoptar formas esporádicas, intermitentes o continuas”.

Las maneras de extorsionar han ido cambiando con el paso de los años, en un inicio una de las formas más comunes de intimidar y chantajear era dejando un ramo de rosas o una carta amenazadora pidiendo dinero a cambio de no atentar contra dicha persona o su familia.

Actualmente las formas de extorsionar han incrementado y lo hacen aprovechando el uso de los celulares y las redes sociales, el jefe de prevención del Gaula Militar, Juan de la Cruz González asegura que los avances tecnológicos también le han facilitado a los delincuentes el obtener información, porque las redes sociales son una ventana a la vida de las personas en donde de manera muy sencilla se pueden conseguir datos personales como el nombre, número de celular, lugares que frecuenta y personas con las que se rodea.

De la Cruz menciona que el delincuente es un timador, un operador psicológico, un actor por excelencia que mediante enredos intenta obtener información suficiente para usarla a beneficio personal y normalmente los responsables de estas acciones son bandas criminales, grupos armados en contra de la ley o personas que se encuentran privadas de su libertad.

El llamado del Gaula es que en caso de estar siendo intimidado informar a las autoridades de manera inmediata y no brindar ningún tipo de información al recibir llamadas o al interactuar con desconocidos en redes sociales. Puesto que, en palabras de Juan “los delincuentes a través de mentiras, sacan verdades” , de esta manera van perfilando sus víctimas y las maneras atemorizarlos.

En caso de estar siendo extorsionado las autoridades recomiendan:

  1. Mantener la calma
  2. Recuerde que en las llamadas carcelarias predomina el lenguaje grotesco; los ilegales se identifican como miembros de organizaciones criminales o piden dinero para que un familiar o conocido no sea judicializado
  3. No suministre información personal, proteja sus datos especialmente los publicados en las redes sociales
  4. Evada las preguntas y responda tajantemente 
  5. Informe su caso inmediatamente al Gaula Militar marcando a línea 147 
  6. No pague, denuncie 

Para más información se pueden acercar en Bucaramanga a la carrera 36 # 54- 58 o comunicarse vía telefónica al 310 567 5579 del Gaula Militar.

Deja un comentario