Miércoles de Ceniza en tiempos de Covid

Actualidad

Como es sabido, la emergencia sanitaria nos ha obligado a modificar ciertos hábitos y tomar medidas de protección al momento de interactuar con nuestros semejantes, con el fin de evitar que crezca la propagación del virus. Por esta situación hemos pasado por cuarentenas totales, confinamientos estrictos y restricciones de acceso presencial a espacios públicos, académicos y laborales, entre otros.

Así mismo, nuestros templos debieron ajustarse a diferentes protocolos de salubridad, durante varios meses, para poder recibir de nuevo a los feligreses; contando con el aval de las autoridades sanitarias, eclesiales y gubernamentales. Es por ello que se debe mantener de forma rigurosa la aplicación de estos ordenamientos que velan por el bienestar de la comunidad en general. Y así lo quiere la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos durante el próximo Miércoles de Ceniza (febrero 17). Razón por la cual ha modificado el rito, adaptándolo al contexto actual de pandemia.

Así las cosas, la ceremonia se desarrollará de la siguiente manera: “pronunciada la oración de bendición de las cenizas y después de asperjarlas, sin decir nada, con el agua bendita, el sacerdote se dirigirá a los presentes, diciendo una sola vez y para todos los fieles, la fórmula del Misal Romano: «Convertíos y creed en el Evangelio», o bien: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás».

Después, el sacerdote se limpiará las manos y se pondrá la mascarilla para proteger la nariz y la boca. Posteriormente, impondrá la ceniza a cuantos se acercan a él o, si es oportuno, se acercará a los fieles que estén de pie, permaneciendo en su lugar. Asimismo, el sacerdote tomará la ceniza y la dejará caer sobre la cabeza de cada uno, sin decir nada”.

Estas son “modificaciones que hay para este año con motivo del Covid, para evitar el contacto directo con los fieles”. Afirmó el padre Jorge Flórez, Vicario Pastoral de la Arquidiócesis de Bucaramanga, quien a su vez invitó a la comunidad a participar en esta importante fecha: “en lo posible que cada uno se acerque a su parroquia, que es el lugar donde vive su fe, recordando el autocuidado y disciplina social. La otra opción es la presencia remota, a través de los medios de comunicación”.

 

Deja un comentario