LA VOZ DEL PASTOR:DIOS ENCUENTRA AL HOMBRE

Actualidad La voz del pastor

Queridos hermanos y hermanas: en abril y mayo se nos propone como reflexión en el camino de la iniciación cristiana, “Reconocer a Dios que viene a nuestro encuentro en Jesucristo y los hermanos por medio de acontecimientos y palabras, para acogerlos y comprometernos como bautizados, creciendo en la madurez cristiana desde el discipulado misionero” (Cfr. Plan). Una realidad reconfortante y alentadora, especialmente en este tiempo de renovación de la confianza en Dios y de llamado a la solidaridad con los hermanos, frente a la inesperada crisis

generada por la Covid 19. En efecto, estamos invitados a reconocer que, frente a nuestra fragilidad y búsqueda de sentido de la vida y su construcción en el mundo como personas, Dios se nos ha manifestado, ha venido a nuestro encuentro en Jesucristo, nuestro Redentor.

Pero esta realidad corresponde al plan previsto por Dios, de amor y de misericordia para con nosotros, que no obstante habiendo creado al hombre y a la mujer, a su imagen y semejanza, con capacidad de conocerlo y amarlo y entregándole en el magnífico universo, un escenario también para reconocerlo y para desarrollar una historia de amor, por soberbia, el corazón humano se inclinó al pecado y desobedeciendo, rompió la comunión con Dios, con los otros y con el mundo creado. El Padre-Dios no lo abandona, sino que se va manifestando y se va revelando a través de acontecimientos y de palabras que van entretejiendo una historia de salvación. En el pueblo del Antiguo Testamento, desde Abrahán, los patriarcas y los profetas mediante la Alianza, sabiamente va preparando la plena manifestación de su voluntad en el Mesías y Señor. Y como nos recuerda Pablo en su Carta a los Gálatas, “Llegada la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva” (Gal 4 ,4 – 5).

De este modo, Dios en Jesucristo su Hijo, viene al encuentro del hombre, que al encarnarse y al tomar nuestra propia naturaleza, manifiesta la cercanía del amor del Padre, “que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (I Tm 2, 4) y descubre para todos y cada uno de nosotros la dignidad de personas, como hijos adoptivos de Dios, dándonos a conocer, además, la grandeza misma de nuestra vocación.

En este ambiente de reflexión cuaresmal y pascual, qué importante es valorar como en cada uno de nosotros, por el bautismo, Dios nos ha encontrado y nos ha puesto en camino, en una travesía que deberá ocupar normalmente el contenido de la vida, de acuerdo con la vocación a la que Dios nos ha llamado. Cada uno tendrá que construir y hacer propio un proyecto de vida, fruto de este encuentro de Dios con nosotros, que compartimos con tantos hermanos y hermanas, con quienes construimos a diario la comunidad a la que pertenecemos y en la que somos salvados.

En reconocimiento a ese Dios y Señor rico en misericordia que nos ha encontrado, los invito a unirnos en oración con plena confianza en él que es nuestra Roca, por esta situación del coronavirus, para que podamos caminar siempre en esperanza y solidaridad.

Con mi fraterno saludo Pascual y bendición.

+ Ismael Rueda Sierra Arzobispo de Bucaramanga

 

Unámonos a la intención de oración del Papa Francisco para el mes de abril

Intención de oración universal: Liberación de las adicciones.

«Recemos para que todas las personas bajo la influencia de las adicciones sean bien ayudadas y acompañadas»

Deja un comentario