Este síndrome se define como la codependencia emocional y absoluta de satisfacer al otro, y se desarrolla comúnmente en las parejas, los hijos, amigos y hermanos. Según el psicólogo Jaime Lira este síntoma se complementa con el de Peter pan; “para cada Peter existe una Wendy”. Ella es la que se encarga de resolver los problemas y responsabilizarse de todo aquello que no es capaz de hacer el primero.

Ahora bien, estas son las características principales para detectar si una persona tiene el síndrome de Wendy:

⦁ La persona se vuelve esencial e indispensable en la vida de otro.
⦁ Entregan su amor por encima de todo y se sacrifican en varios aspectos por la otra persona.
⦁ Son personas sumisas.
⦁ Evita cualquier comportamiento que pueda molestar a la otra persona.
⦁ Si no es capaz de realizar alguna acción se disculpa, aunque ella no sea la responsable de llevarla a cabo.
⦁ Sobreprotege y cuida a las personas que están a su alrededor.

La persona que sufre este síndrome es alguien que se esfuerza, sacrifica y entrega totalmente a los demás, sin tenerse en cuenta a sí mismo. Adicional a esto, evita cualquier discusión que genere molestias en donde sienta que probablemente puede ser abandonada. Y aunque este síndrome también se desarrolla en los hombres está más presente en la mujer.

Es importante aclarar que en algún momento de nuestras vidas hemos tenido alguna actitud descrita anteriormente, pero la diferencia consiste en que “la persona aquejada del síndrome está motivada por el miedo a ser abandonada”, expresa Paula Díaz, certificada en Coaching y con un Título en Inteligencia Emocional y PNL de la Universidad Rey Juan Carlos.

En conclusión, es de suma importancia aprender “a decir no” y ser consciente que la responsabilidad no recae solamente en una persona, porque esto puede convertirse en una situación dañina para cualquier ambiente o relación en el que pueda estar manifestándose este síndrome. No hay que olvidar que para dar amor a las demás personas primero debes estar tú, tu amor propio y tu estabilidad emocional.

Deja un comentario