Escrito por: Luis Felipe Ariza

Desde 1975 hasta el día de hoy, la Fundación Católica Camino de la Esperanza sigue su misión evangelizadora.

Esta comunidad católica de laicos está comprometida en la búsqueda de lograr el bienestar espiritual de las personas que sientan agobio, ofreciéndoles apoyo personalizado a través de sus servidores.

Ubicada en la carrera 25 con calle 48-36, en el barrio Sotomayor, la Fundación Católica Camino de la esperanza es fundada por Catalina Guerra de Ortiz hace 46 años. Las dificultades que atravesaba su familia en ese entonces hizo que junto con sus tres hijos y la nana Leito, formaran un grupo de oración tan sólido que permaneció 5 años en constante actividad.

La unión y el poder de sus oraciones permitió que muchas más personas quisieran ser parte del grupo y cada vez éste empezó a crecer. Tanto así que el apartamento donde vivían no daba tanto abasto para las personas que iban a reunirse.

Sin embargo, el Párroco Carlos Gutiérrez quien ejercía su labor en la Iglesia Divino Niño en ese entonces, les ofreció a Catalina y a su grupo de oración las instalaciones del templo para que pudieran realizar sus actividades. Así mismo el grupo seguía creciendo y el nuevo salón parroquial de esa época también fue llenado a su máxima capacidad, resolviendo también reunirse en diferentes casas para controlar el aforo.

En 1985 Monseñor Héctor Rueda Hernández le concede al grupo de oración los derechos del laico comprometido contenidos en el derecho canónico y designa al Padre Néstor Jaimes Flórez como su primer Director Espiritual para la comunidad.

Poco a poco el grupo empieza a consolidarse y finalmente en 1990 tras una labor constante, el fruto del esfuerzo y mucha disciplina logran adquirir su sede propia que, hasta el día de hoy, sigue esperando con los brazos abiertos a las personas que poseen alguna situación difícil o que quieren apegarse más a Dios por medio de la oración.

“Hoy en día la virtualidad ha hecho que muchas personas hayan dejado de ir presencialmente a la Camino de la Esperanza, sin embargo, aquí seguimos en pie con nuestros consejeros para atender a todas las personas y seguir con nuestras labores, así como en los años anteriores”, relata Lucia Quintana, miembro de la Fundación Católica Camino de la esperanza.

Después de 46 años de trabajo la Fundación Católica Camino de la Esperanza quiere seguir acumulando experiencias maravillosas a través de sus obras evangelizadoras con las personas, siempre con la devoción hacia el Señor Jesucristo y seguir apoyando a los demás grupos apostólicos de la ciudad.

Deja un comentario