La Asamblea General de las Naciones Unidas  decidió designar el 22 de agosto como el Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia Basados en la Religión o la Creencia, con el fin de incentivar el respeto a la libertad de religión y de creencias, la libertad de opinión y de expresión; buscando así  visibilizar la lucha contra todas las formas de intolerancia y discriminación basadas en la religión o en las creencias.

Con el paso de los años se han generado espacios de libertad de expresión y opinión para de esta manera desempeñar un papel positivo en el fortalecimiento de la democracia y la lucha contra la intolerancia religiosa.Sin embargo se continúan perpetrando casos de intolerancia y violencia basados en la religión y la creencia.

Ha propósito de esto, El Papa Francisco el día hoy afirmó en su cuenta de Twitter que “Dios no necesita ser defendido por nadie”, en rechazo a la instrumentalización de las religiones para promover el odio y justificar actos de violencia.

Francisco siempre ha rechazado que se emplee la religión y el nombre de Dios para justificar actos de violencia y de terrorismo. Por eso, en el mensaje de hoy del Pontífice  se acompaña de la etiqueta #FraternidadHumana, en clara referencia a dicha Declaración, invitando al diálogo y respeto por la libertad de opinión y creencias.

Deja un comentario