Saltar al contenido

Radio Católica Metropolitana

2° Día de Visita Pastoral: Parroquia Santa Isabel de Hungría de la Arquidiócesis de Bucaramanga

Continúa la visita pastoral de Monseñor Ismael Rueda Sierra al arciprestazgo San Mateo de la Arquidiócesis de Bucaramanga. En esta oportunidad el turno fue para la parroquia Santa Isabel de Hungría, ubicada en el barrio Villabel de Floridablanca.

 

Con calle de honor, los fieles de la parroquia recibieron a nuestro pastor, en compañía de su párroco, el Pbro. Ramón Alberto Linares y algunos miembros de la comunidad educativa del Colegio Santa Isabel de Hungría, institución que también hace parte de nuestra Iglesia Particular.

“Nos alegra mucho la visita de Monseñor Ismael Rueda Sierra, porque en su misión como pastor de nuestra Iglesia, viene a conocer las realidades de nuestros sectores. Con esta visita sentimos su cariño y cercanía”: afirma Sor Ana Rosa Almanza Almanza, rectora del Colegio Santa Isabel de Hungría.

Luego de un ameno diálogo con el párroco anfitrión, donde se reflexionó acerca del ser y quehacer pastoral de la parroquia, Monseñor se dirigió al Colegio Santa Isabel de Hungría, allí saludó a la comunidad educativa, y de manera especial compartió su mensaje con los jóvenes:

“El Señor Jesús es nuestra esperanza, la esperanza de nuestra vida. Somos afortunados de nacer dentro de una familia cristiana que nos han forjado los valores y principios del evangelio. Uno de esos valores más importantes es el servicio. Estamos llamados para que, a ejemplo de Santa Isabel de Hungría, tengamos una opción preferencial por los más pobres y trabajemos en la promoción integral de las personas. En la construcción de nuestro proyecto de vida, Dios nos ha entregado talentos para ponerlos al servicio de nuestros hermanos. Debemos recordar que, en la medida que sirvamos más a los demás, entonces, en esa medida, habremos encontrado el verdadero sentido de nuestra vida”.

De igual forma, Monseñor invitó a los docentes de la institución a reflexionar en torno a tres aspectos fundamentales: tiempo, lugares y personas. Es decir, qué hacen los estudiantes con el tiempo restante después del colegio, qué sitios frecuentan y de quiénes se acompañan. Añadió, que no es un secreto que la mayoría se encuentran solos gran parte del tiempo, por las distintas realidades laborales de papá y mamá. Es por esto que el Arzobispo resalta “lo importante que es el papel de los padres y los maestros en este proceso de aprendizaje, en donde la ayuda y la escucha son piezas relevantes de este acompañamiento”.

Poniendo en evidencia las diferentes problemáticas sociales cómo el bullying, la depresión, la agresividad y el suicidio, Monseñor Ismael precisó que “estas realidades no son para alarmarnos o asustarnos, son más bien para reflexionar y seguir trabajando con intensidad y vocación en el acompañamiento de los jóvenes y niños.”

La visita continuó, y en horas de la tarde Monseñor Rueda Sierra llegó hasta la casa de las Hijas de María Auxiliadora, en cabeza de la hermana superiora, Sor Flor María Romero. Con ellas dialogó acerca de las vocaciones en la Iglesia, la misión en el mundo de hoy, y el compromiso evangelizador en la educación. Así mismo, con alegría resaltó la celebración de los 150 años de fundación de su comunidad, que tendrá lugar el próximo 5 de agosto. Nuestro arzobispo presidió la novena de María Auxiliadora, patrona de esta comunidad, con motivo de su fiesta este 24 de mayo.  Sor Flor María Romero expresó el agradecimiento por la visita a su comunidad.

La cercanía es uno de los elementos claves dentro de la visita pastoral, es por esto que en sintonía con la sinodalidad a la que nos exhorta la Iglesia, estos encuentros son escenarios puntuales para conocer las realidades de cada comunidad. En este contexto, Monseñor Ismael Rueda Sierra, también visitó algunos hermanos enfermos del sector.

La visita pastoral, en este segundo día, concluyó con la celebración de la Eucaristía y posteriormente el encuentro con los grupos y estructuras parroquiales, EPAP, Equipo Parroquial de Animación Pastoral y el CPP, Consejo Parroquial de Pastoral.

 

Deja un comentario

× ¡Escribenos!