¿Sabías que San Juan Pablo II hizo dos exorcismos en el Vaticano?

Actualidad

Juan Pablo II también fue un exorcista, odiado y temido por el demonio, según el famoso exorcista Padre Gabriel Amorth.

En 400 años un Papa no se había enfrentado al diablo en un rito de exorcismo, como lo ha documentado el periodista David Murgia en un programa de televisión transmitido por los obispos italianos, TV2000.

Ocurrió el 4 de abril de 1982, el Padre Amorth relató:

“Lo recuerdo perfectamente. Conozco a Francesca, la joven que estuvo presente esa mañana en la audiencia papal en el Vaticano. Anteriormente, el obispo de la diócesis a la que pertenecía la niña le preguntó al Santo Padre si estaba dispuesta a exorcizarla, y él dio su consentimiento, sin problema. El Papa procedió inmediatamente después al exorcismo, en su capilla privada en el Vaticano. Francesca no hizo más que escupir y gatear retorciéndose en el suelo. La gente que rodeaba al Papa no creía a sus ojos: “Nunca hemos visto una escena como las que se describen en el Evangelio”, admitieron, asombrados.

El Padre Amorth recordó otro episodio de exorcismo con Juan Pablo II:

“Es mucho más reciente, que ocurrió en  septiembre del año 2000. Una niña de diecinueve años de un pueblo cerca de Monza, en el norte de Italia, vino a Roma para ser exorcizada por mí, junto con mi colega y mi hermano, Giancarlo Gramolazzo. La sesión tuvo lugar en las primeras horas de la tarde, de lunes a jueves. De esta manera, el miércoles por la tarde la niña estaba ocupada con nosotros, pero por la mañana estaba libre. Luego pensó en asistir a la audiencia general con el Papa en la Plaza de San Pedro. Cuando llegó allí, los guardias se dieron cuenta de que su actitud no era normal y la colocaron en la primera fila, cerca de los enfermos. Poco después, mientras el Papa daba su bendición, a una multitud de más de cuarenta mil peregrinos, la hermosa niña comenzó a gritar, como una poseída.

Los agentes intentaron tranquilizarla, pero fue en vano. Entonces la niña, con fuerza sobrehumana, logró repeler a varios de ellos. Gritó palabras ininteligibles y lanzó insultos al obispo Gianni Danzi, secretario general de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, quien también trató de calmarla y la bendijo con un crucifijo.

Cuando comprobaron que la niña estaba poseída, Mons. Danzi informó al secretario de Juan Pablo II,  Mons. Stanislaus Dziwisz, quien se lo contó al Papa. Juan Pablo II les ordenó que se llevaran a la niña a un lugar apartado, donde pudiera exorcizarla al final de la audiencia pública.

Luego llevaron a la joven por el Arco de las Campanas, girando detrás de la Basílica de San Pedro, para llevarla finalmente a un lugar cerrado donde el Papa la exorcizó en presencia de sus padres, el Obispo Danzi y varios hombres de seguridad que apenas tuvieron éxito para controlarla.

Esa misma tarde, Giancarlo Gramolazzo y yo, volvimos a bendecir a la niña acompañada por Mons. Danzi. Ella misma nos contó lo que había sucedido en la mañana en el Vaticano. El exorcismo del Papa tuvo algún efecto benéfico, pero no pudo liberarla del diablo.

Juan Pablo II trató a la niña, sí, con gran afecto durante media hora. y él le dijo que ofrecería Misa al día siguiente para su liberación. El jueves, repetimos el exorcismo durante dos horas. El demonio aludió entonces a la reunión celebrada el día anterior con el Papa. Estaba muy feliz ¡Cuántas risas hicieron los miserables! Obligó a la pobre chica a decirme: “¡Ni siquiera tu jefe [Juan Pablo II] logró hacer nada conmigo!”.

El 24 de mayo de 1987, durante su visita a Puglia, Juan Pablo II le pidió ayuda al Arcángel Miguel para luchar contra el diablo:

“El demonio sigue vivo y activo en el mundo. El mal que está en ella, el desorden que se encuentra en la sociedad, la incoherencia del hombre, cuya fractura interior es una víctima, no solo son las consecuencias del pecado original, sino también el efecto de la acción infestada y oscura de Satanás. De este insidiator del equilibrio moral del hombre”.

“Es cierto que ‘las puertas del infierno no prevalecerán’, de acuerdo con la seguridad del Señor, pero esto no significa que estemos exentos de pruebas y batallas contra las trampas del maligno”, subrayó el Padre Amorth.

Deja un comentario