¿Cómo se elige a un Papa?: Aquí te compartimos algunos datos

Actualidad

Vía: www.churchpop.com

La Sede Vacante, es decir, el tiempo en que el Papa ha muerto y se debe hacer la elección de uno nuevo, es un momento importante y tenso para la Iglesia Católica.

Elegir a un Papa no es tarea fácil, conlleva mucha reflexión, oración y discernimiento para saber a quien darle la dirección de la Iglesia entera.

Pero, ¿quién puede ser elegido como Papa? ¿Cuáles son los requisitos? Acá te damos algunos datos en consideración.

¿Cuándo se elige a un nuevo Papa?

Se elige un nuevo Pontífice 15 y 20 días después de la muerte o renuncia del Papa de turno. En este caso particular, el Papa que renunció se le llama “Papa Emérito”. Es decir, que ya no ejerce gobierno, pero no deja de ser un Papa.

¿Quiénes eligen al nuevo Papa?

Desde 1274, la institución que se encarga de dicha tarea es el Cónclave del Colegio Cardenalicio. Ellos desarrollan la elección democrática del sucesor de Pedro. Este está conformado por los cardenales del mundo con 80 años de edad o más, o que van a cumplirlos recién en el año que se dará el cónclave.

¿Qué requisitos existen para uno ser Papa?

No hay unos requisitos específicos para serlo, solo que este debe ser cardenal (además de tener una edad igual o mayor a 80 años). Entonces los requisitos vendrían a ser los mismos: ser hombre y tener pleno uso de razón.

Acá habría que saber si existe o no diferencia entre obispo, arzobispo y cardenal. Para comenzar, arzobispos y cardenales siguen siendo obispos. Solo que, mientras un obispo está encargado de una diócesis (un territorio determinado), los arzobispos dirigen una arquidiócesis (más de una diócesis). Cardenal, por otro lado, es un título honorífico que se le da a un obispo por su sabiduría y años de trabajo.

¿Cómo se elige a un Papa?

El cónclave se aísla del mundo en esos momentos. Todos los cardenales tienen prohibido usar el teléfono, ver televisión o usar cualquier otro medio de comunicación. Se debe resguardar a toda costa de que se dé alguna influencia externa al cónclave en la elección del Papa.

Después de una Misa solemne, los cardenales se encierran en el Palacio Vaticano, o por razones particulares, en otro lugar. Todos los cardenales votan en unas papeletas escribiendo el nombre de su elegible.  Se hace el conteo, el que tenga la mayor cantidad de votos (2/3 de los votantes) es elegido.

Tanto en le caso de que se elegió un nuevo Papa como que no, se queman las papeletas en dos chimeneas especiales, cuyas desembocaduras se encuentran afuera del palacio. En cada una de ellas se quema las papeletas para que el humo de su combustión avise a los que están fuera del palacio si se eligió o no a un sucesor. Una chimenea sirve para avisar que se eligió y la otra para avisar que siguen en elecciones.

Si no se ha obtenido un nombre favorito, se queman las papeletas con paja húmeda, para que salga humo negro fuera del palacio. Pero si hay nuevo Papa, entonces queman las papeletas con paja seca, para dar humo blanco.

Acto seguido, se le pregunta al elegido si acepta ser Papa, al aceptar se le pregunta por el nombre con que se le quiere conocer. Luego se lo presenta como Sumo Pontífice, primero a los demás cardenales y luego al mundo entero.

Deja un comentario